Espiritualidad Evolucionaria

20150712_171210La conectividad se vuelve la Gracia sanadora del mundo en palabras de Barbara Marx Hubbard, una mujer evolucionaria que ha escrito varios libros entre ellos una nueva edición que acaba de salir de su libro: “Evolución Consciente” Despertando al poder de nuestro potencial social.

Cada vez más de nosotros vivimos una experiencia interior de espíritu y que compartimos. Es una Espiritualidad Evolucionaria que de acuerdo con Barbara tiene las 3 E’s:

Eterna – es una con la Fuente
Encarnada – cuando estamos encarnando la historia total de la creación en cada célula de nuestro ser.
Emergente – cuando sabemos que la evolución siempre quiere más

Con esta nueva espiritualidad necesitamos actualizar la visión de nuestra sociedad enfatizando y conectando los picos de las innovaciones sociales que funcionan. Para tener una buena visión de futuro necesitamos ojos evolucionarios integrando la historia de la cosmogénesis en nosotros como esa incesante evolución hacia un orden superior.

Partimos de nuestra fuerza interior que existe y está en cada uno de nosotros como evolución creativa.

Como Bárbara que se toma a lo personal el nuevo potencial de la humanidad y también afirma que tiene un cerebro global nosotros podemos hacer lo mismo tomándola como ejemplo. Ella busca unir el genio con otros genios para co-crear como resultado de esa atracción. Conectar así segmentos, sectores, partes separadas de proyectos y desarrollos que funcionan para formar un todo mayor más coherente. Al conectar los que funciona, nuestro futuro evolutivo se equipara con nuestro potencial. Coordinar lo que está emergiendo nos hace pioneros de un futuro en transformación.

La invitación es entonces a explorar juntos y juntas lo que podemos co-crear, qué necesitamos, qué recursos estamos dispuestos a compartir y crear así una nueva sociedad desde nuestra evolución consciente. Lo que yo llamo construir los bloques de construccion de los puentes de luz entre el ser y el hacer y en lo colectivo unos con otros en resonancia profunda.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *